by

Generando ideas: cambiemos de perspectiva

“Cuando he preparado un ramo de flores con el propósito de pintarlo, 
siempre elijo el lado que no planeé pintar”
Renoir

Cuando el pintor impresionista Pierre Auguste Renoir hizo esta declaración, estaba sugiriendo la importancia de desarrollar perspectivas nuevas. Se podría decir que no puede haber ningún producto creativo sin una perspectiva creativa. Para producir algo nuevo, debemos ver algo nuevo. Lo que podemos ver puede ser algún elemento de un problema previamente pasado por alto o una solución al combinar dos elementos o ideas problemáticas previamente no relacionadas.

Dos pensadores perspicaces

Tal vez el ejemplo histórico más conocido de una visión repentina implica a Arquímedes, que saltó de su bañera y corrió desnudo por las calles, gritando, “Eureka! ¡Eureka!” Este comportamiento siguió a su descubrimiento del principio que lleva su nombre.

Mientras tomaba un baño, se dio cuenta de cómo el peso de su cuerpo desplazó una cantidad igual de agua. Esto lo llevó a una visión, a una nueva perspectiva sobre cómo determinar si la corona del rey era de oro macizo o no.

Un ejemplo más contemporáneo es Art Fry, inventor de Post-it. Arthur Fry combinó su necesidad de un pedazo de papel que se quedara pegado cuando marcaba himnos en el libro de su iglesia con un trozo de papel que utilizaba un pegamento “fallido” desarrollado por Spencer Silver de 3M. Tanto Arquímedes como Art Fry produjeron una perspectiva más creativa cuando combinaron dos elementos problemáticos previamente desconectados.

Mantener la visión del panorama general

No todo el mundo puede hacer conexiones creativas fácilmente. A veces nos acercamos tanto a un problema que nos perdemos en él, sucede algo así como que “los árboles nos impiden ver el bosque”.

En este sentido, llegar a estar profundamente implicados con un problema aumenta automáticamente nuestra comprensión del misma. Sin embargo, un exceso de implicación emocional puede perjudicarnos porque nos hace reducir nuestra perspectiva y perder la posibilidad de ampliarla. La solución: crear nuevas perspectivas.

Las actividades de generación de ideas hacen esto facilitando la libre asociación, combinando elementos problemáticos, promoviendo la interacción con otras personas u obteniendo respuestas a estímulos varios. En cada caso, el resultado es el mismo: nuevas formas de pensar en un problema.

En las siguientes entradas de este blog iremos repasando este tipo de actividades que pueden ayudarnos a crear nuevas perspectivas.

A modo de adelanto, mencionaremos la “polinización cruzada“, que es una forma potente de ayudar a generar ideas en grupo. La idea detrás de la “polinización cruzada” es reunir a personas de diferentes orígenes, especialidades y culturas para trabajar juntos en la solución de un problema relacionado con el negocio. Un ejemplo sería traer a los mejores miembros del equipo de ventas de una empresa, al equipo de ingeniería y al personal de atención al cliente para crear un nuevo producto o discutir sobre una campaña de marketing. Las diversidad cognitiva ofrece una visión que ni siquiera el mejor miembro de un solo grupo podría desarrollar individualmente. Como ventaja adicional, la “polinización cruzada“, ayuda a crear unidad y entendimiento entre los distintos departamentos de la compañía.