by

Resolución Colaborativa de Problemas

Tomar decisiones críticas por ti solo en una situación como la actual no solo es difícil, también es desaconsejable. Necesitas aprovechar el conocimiento en tu equipo a través de la resolución colaborativa de problemas

Al enfrentarse a una decisión difícil que debe tomarse rápidamente, los instintos de mando y control de la mayoría de los líderes entran en acción. A menudo se equivocan. En un mundo que cambia a un ritmo tan extraordinario, esperar que un líder bajo presión tome las decisiones solo, es pasar por alto el talento del equipo.

La mejor respuesta es la colaboración rápida. La economía actual exige que se extraiga valor de las interdependencias dentro de un equipo. El verdadero desafío de la toma de decisiones rápida es adoptar comportamientos y prácticas que aceleren la colaboración en equipo .

La toma de decisiones rápida y colaborativa está en el corazón del principio de co-elevación . Por definición, la co-elevación ocurre cuando un equipo está comprometido con el crecimiento del negocio y entre sí. Suben más alto, juntos. No solo coexisten. Cuando los miembros del equipo simplemente coexisten, y la colaboración es la excepción y no la regla, las actitudes de resistencia y resentimiento suelen afianzarse. Los equipos coelevadores prosperan porque comparten el peso de las decisiones más difíciles. (Puede encontrar herramientas y recursos en coelevation.com).

Resolución colaborativa de problemas

Un síntoma de un equipo que no consigue colaborar es que las reuniones se utilizan para la presentación de informes. Si tu mejor gente se reúne para leer informes en lugar de resolver problemas, estás desperdiciando el recurso más valioso que tienes. La solución colaborativa de problemas (CPS) cambia eso al romper la evitación de conflictos grupales y fomentar la franqueza.

CPS toma una sola pregunta crítica para el negocio y la convierte en el centro de una reunión de 60 a 90 minutos. Necesitas elaborar la pregunta con cuidado. Todos se preparan a partir de datos o conocimientos de sus equipos. Todos también tienen claro quién tomará la decisión final o quién “es el dueño de la pregunta”. El objetivo no es el consenso, ni mucho menos. El objetivo es un diálogo sólido. Si esa es la configuración, no puede haber resentimiento si se elige una idea en lugar de otra.

Pero el elemento más poderoso de CPS es la ruptura. Durante la mitad de la sesión, el equipo se divide en pequeños grupos de tres o cuatro personas para discutir la pregunta e informar. En estos pequeños grupos, la gente tiene más coraje. Se autocriticarán y eliminarán las ideas más débiles. Las tribus temporales que se forman en las salas de reuniones establecen un vínculo que evitará que se diluya demasiado su discusión.

Este tipo de colaboración está orientada a la acción. Eric Starkloff, director ejecutivo de National Instruments, quien constantemente implementó CPS con su equipo al comienzo de la pandemia Covid-19, comentó recientemente: “El único cambio para mí ha sido la capacidad de escalar y tomar decisiones más rápidas y que se acepten mejor, porque el proceso de hacerlo es colaborativo y, por lo tanto, la aceptación es mayor “.

Colaboración en un mundo remoto

A las empresas emprendedoras les preocupa con razón que la colaboración se resienta en un entorno remoto. Pero la distancia no es excusa para dejar de colaborar. Herramientas como Zoom hacen que sea más fácil que nunca crear ciclos de CPS sin las trabas de mover sillas y cambiar de habitación. 

Colaboramos porque la inclusión conduce a la innovación. La diversidad de perspectivas enriquece la discusión e inspira el pensamiento innovador. Con CPS, la colaboración puede ser rápida y, con la co-elevación, los líderes no tienen que cargar solos con el peso de decisiones difíciles.