by

Test: ¿Cuál es tu estilo para enfrentarte a los problemas?

Estilos problem solving

A continuación, para realizar este test, te mostraremos cuatro conjuntos de comportamientos para resolver problemas. Marca tantos comportamientos como creas que se aplican en tu caso. Puedes marcar tantos comportamientos como desees. Cuando hayas completado el cuestionario, exploraremos qué pueden significar tus respuestas. Procura no seguir leyendo antes de completar el cuestionario.

Esto no es una test de personalidad y tampoco tiene carácter científico.

Simplemente vamos a observar cuáles son tus comportamientos preferidos: las cosas con las que te sientes más cómodo. Podemos deducir de esos comportamientos un conjunto de estilos problem solving, pero estos no están destinados de ninguna manera a indicar qué tipo de persona eres.

Los estilos problem solving, como otros estilos, son comportamientos que podemos voluntariamente adoptar.

Depende de ti decidir qué tan preciso o revelador es el resultado de este test. El objetivo no es etiquetarte; Lo último que debemos hacer es encasillarnos como un tipo de problem solver, o un tipo de persona.

VAMOS ALLÁ. Ahora contabiliza los comportamientos que crees que describen la forma en que te gusta resolver problemas. Tómate tu tiempo.
Cuenta el número de frases de cada estilo que mejor describan tu enfoque para enfrentarte a los problemas.

ESTILO 1

  • Investigo a fondo antes de decidir.
  • Trabajo de manera precisa y lenta.
  • Busco las causas de los problemas.
  • Me preparo con anticipación a los problemas.
  • Me baso en hechos para respaldar mis argumentos.
  • Pregunto: ¿Qué? y ¿por qué?
  • Prefiero datos numéricos.
  • Organizo la información cuidadosamente.
  • Sé cómo acceder a las bases de datos apropiadas para obtener datos relevantes.
  • Busco diferencias y excepciones.
  • Aplico reglas para entender la información.
  • Prefiero tomar decisiones basadas en un alto número de datos y detalles.

ESTILO 2

  • Me gusta tener el control.
  • Tomo decisiones rápidas y firmes.
  • No soporto la inacción.
  • Prefiero tener la máxima libertad para sobre mis tareas y las de los demás.
  • Aplico protocolos claros para implementar una solución.
  • Tengo baja tolerancia a los sentimientos, actitudes y consejos de terceros.
  • Soy técnicamente competente.
  • Busco una solución permanente.
  • Soy bueno en localizar errores.
  • Pregunto: ¿Cómo?
  • No me gusta perder el tiempo.

ESTILO 3

  • Busco territorios desconocidos y nuevas ideas.
  • Me auto-motivo con facilidad.
  • Trabajo sin descanso.
  • Confío en mis intuiciones, en las analogías y las semejanzas.
  • Tengo una curiosidad insaciable.
  • No soporto la ambigüedad y la incertidumbre.
  • Pregunto: ¿Y qué más? y ¿Y si …?
  • Me gusta responder a las preguntas que aún no tienen respuesta.
  • Suelo romper las reglas.
  • Me gusta improvisar.
  • Asumo riesgos.
  • Me aburro fácilmente: me resulta difícil seguir o terminar tareas que no me atraen.

ESTILO 4

  • Pienso en imágenes.
  • Busco patrones en los datos.
  • Pregunto: ¿Por qué no?
  • Considero el fracaso como una interesante oportunidad de aprendizaje.
  • Tiendo a soñar despierto.
  • Pienso en el panorama general.
  • Busco siempre inspiración en mi entorno.
  • Valoro mucho los feed-back.
  • Busco las soluciones más simples y elegantes.
  • Tengo gran capacidad de autocrítica.
  • Soy muy objetivo.

Cuenta el número de comportamientos con los que te identificas de cada estilo y considera ese número como tu puntuación en cada estilo. A continuación podrás ver cuáles son las características de ese estilo en el que has obtenido mayor puntuación, sin que eso signifique que sólo puedas trabajar en ese “modo”. A lo largo del proceso de problem solving debemos ser capaces de cambiar de un “modo”o estilo a otro, en función de las necesidades.

Puntuación test Estilo 1: Analista

Puntuación test Estilo 2: Ingeniero

Puntuación test Estilo 3: Explorador

Puntuación test Estilo 4: Diseñador

Todo el proceso de Problem Solving se mueve entre estos cuatro estilos. Pero muchos preferiremos algunos aspectos de la resolución de problemas sobre otros. Tus puntuaciones sugieren los estilos con los que te sientes más cómodo.
Echemos un vistazo a cada estilo y comprendamos un poco más sobre cada uno.

Estilo Analista

Estilo analista

El estilo Analista, como el Explorador, es un estilo de investigación. Su esencia es el deseo de dar sentido a la información y a las situaciones. La suposición principal de los analistas es que la comprensión proviene de aplicar la razón a lo que sabemos.

Las dos actividades clave en modo Analista son: Evaluar y Concluir.

El Analista es racional, reúne evidencias, organiza información e interpreta según métodos, reglas o principios. Es bueno para detectar errores y razonamientos defectuosos. Probablemente prefiera trabajar solo (aunque a muchos investigadores les gusta trabajar en equipo). Le encanta pedirle al estilo Explorador que encuentre más datos: cuantos más, mejor. Estudia los datos y los vuelve a analizar nuevamente, buscando las pistas que le llevaran a la verdad oculta.

Este es un estilo de ritmo lento. La toma de decisiones es difícil; necesita información completa y una investigación exhaustiva. Este estilo de problem solving es el más reacio a asumir riesgos. Las personas que trabajan en el estilo de Ingeniero suelen solicitarle al Analista que verifique sus resultados.

Estilo Ingeniero

El Ingeniero es un estilo de implementación. Su objetivo es crear una solución que funcione.

Las dos actividades clave del Ingeniero son: Organizar e Implementar

El Ingeniero, como el Analista, es un estilo racional. Aplica métodos, protocolos y rutinas para hacer que las cosas sucedan. Le interesa saber cómo funciona una solución y cómo hacer que funcione mejor. Lo que hace es “ingeniar”: aplicar los conocimientos técnicos a la práctica en la resolución de problemas.
Manipula condiciones y recursos para lograr la solución requerida. Este estilo también es proclive a gestionar a otros para obtener resultados.
A diferencia del Analista, el Ingeniero tiende a ser rápido. Cuando el Analista busca la precisión, el Ingeniero anhela una solución viable. En su búsqueda de una solución práctica, hará lo que sea necesario: organiza recursos, personas y tiempo para lograr el objetivo. El Ingeniero es más tolerante con el riesgo que el Analista, aunque siempre querrá poner a prueba su solución. La información solo le es útil si ayuda a construir su solución.

Estilo Explorador

Explorardor Problem Solver

El estilo Explorador está orientado a la investigación. Su esencia es buscar e investigar. La suposición principal del explorador es que siempre hay algo más por descubrir.

Las dos actividades clave del Explorador son: Descubrir y Jugar.


Para el Explorador no se trata de descubrir la verdad sino de descubrir más. Tiene que saber qué hay alrededor de la próxima esquina, más allá de la próxima colina. Sigue su nariz (después de todo, este es un estilo intuitivo). Es curioso: busca constantemente nueva información y nuevas formas de procesar esa información. Le gusta lo inesperado, lo poco convencional y lo inaceptable. Toma lo que ha descubierto e improvisa con ello. Huye de fórmulas y cálculos precisos; le encanta jugar, ver lo que puede hacer con lo que ha descubierto. Siempre está preguntando
“¿Qué más?” y “¿Qué tal si…?”. Al estilo Explorador le encantan los desafíos e invertir las normas. Avanza con metáforas y semejanzas.
Se aburre fácilmente y está mucho más inclinado a jugar que a crear una solución factible.

Estilo Diseñador

estilo diseñador

El Diseñador, como el Ingeniero, es un estilo de implementación. La esencia del estilo Diseñador es crear una solución que sea ordenada y elegante, algo que otros encuentren atractivo y admirable.

Las dos actividades clave en el modo Diseñador son: Crear y Vender.

El Diseñador es un estilo intuitivo. En lugar de ver cómo funciona una solución, le interesa comprender cómo encaja. Su objetivo es encontrar una solución ordenada, elegante, bonita. Se deleita en el proceso de crear una solución. Le encanta simplificar la complejidad. Busca un patrón que complazca al ojo o al corazón, incluso si la solución no es totalmente práctica o efectiva.
El Diseñador piensa en imágenes. Está siempre garabateando. Está especialmente interesado en el “panorama general”, incluso a expensas de los detalles, aunque también puede citar a Mies van der Rohe, el gran arquitecto, que dijo que “Dios está en los detalles”. (Puede que le guste mucho citar). Se siente atraído por una visión ideal del futuro que puede ser inalcanzable: tanto el modo Analista como el Ingeniero pueden necesitar controlar su imaginación. Se identifica con sus ideas y te encanta venderlas a otros.
También puede querer que otros sepan de sus creaciones. A medida que cambia al modo Ingeniero, busca oportunidades para comercializar sus creaciones. Su enfoque principal puede estar en crear una audiencia. Se nutre de la atención y de los elogios.

Recuerda: en el proceso de resolución de problemas (Problem Solving) debemos ser capaces de cambiar de estilo o “modo” de trabajar y desarrollar empatía hacia los otros miembros del equipo y sus “modos” o estilos en cada momento.