by

Soluciones sustractivas vs soluciones aditivas

Las personas a menudo limitan su creatividad añadiendo continuamente nuevas características a un diseño en lugar de eliminar las existentes. Durante generaciones, la forma estándar de aprender a andar en bicicleta era con ruedas de entrenamiento o un triciclo. Pero en los últimos años, muchos padres han optado por entrenar a sus hijos con bicicletas de equilibrio, vehículos de dos ruedas sin pedales que permiten a los niños desarrollar la coordinación necesaria para el ciclismo, una habilidad que no se adquiere tan fácilmente con un juego adicional de ruedas.

Cuando nos enfrentamos a un problema, tendemos a seleccionar soluciones que implican agregar nuevos elementos en lugar de quitar los componentes existentes.

Dados los beneficios de las bicicletas de equilibrio, ¿por qué les llevó tanto tiempo reemplazar las ruedas de entrenamiento? Hay muchos otros ejemplos en los que las soluciones que implican restar resultan ser mejores alternativas. En algunas ciudades europeas, por ejemplo, los planificadores urbanos se han librado de los semáforos y las señales de tráfico  para hacer las calles más seguras, una idea que va en contra del diseño convencional del tráfico.

Soluciones minimalistas

Leidy Klotz,una ingeniera de la Universidad de Virginia, se dio cuenta de que los diseños minimalistas, en los que los elementos se eliminan de un modelo existente, eran poco comunes. Así que se puso en contacto con Gabrielle Adams, psicóloga social de la universidad, para tratar de averiguar por qué esto era así. Las dos investigadores plantearon la hipótesis de que podría haber una explicación psicológica: cuando se enfrentan a un problema, las personas tienden a seleccionar soluciones que implican agregar nuevos elementos en lugar de quitar los componentes existentes.

bicicleta sin pedales
En los últimos años, muchos padres han optado por entrenar a sus hijos con bicicletas de equilibrio, vehículos de dos ruedas sin pedales que permiten a los niños desarrollar la coordinación necesaria para el ciclismo, una habilidad que no se adquiere tan fácilmente con un juego adicional de ruedas

Adams, Klotz y sus colegas se dispusieron a probar si su hipótesis era correcta. “Queríamos investigar si, y hasta qué punto, la gente realmente pasa por alto la resta cuando se les encarga cambiar las cosas”, dice Adams. Su investigación “no fue impulsada por la literatura, porque no hay literatura [académica] sobre este fenómeno”.

Los investigadores llevaron a cabo por primera vez un conjunto de estudios observacionales, evaluaciones sin un grupo de control, para ver si este sesgo existía. En uno de ellos, pidieron a 91 participantes que hicieran un patrón simétrico añadiendo o quitando cuadrados de colores. Sólo 18 personas (20 por ciento) utilizaron la resta. En otro, el equipo buscó, a través de un repositorio de ideas, la forma de mejorar el programa de un decano universitario y encontró que sólo el 11 por ciento de las 651 propuestas implicaban eliminar una regulación, práctica o programa existente. Resultados similares surgieron a través de tareas que implicaban modificar estructuras, ensayos e itinerarios, en cada caso, la gran mayoría de las personas optaron por añadir en lugar de eliminar.

Los experimentos

Para determinar por qué las personas tendían a elegir soluciones aditivas, el equipo profundizó mediante la realización de una serie de ocho experimentos con más de 1.500 individuos reclutados en un campus universitario o a través de Amazon Mechanical Turk, un sitio web de crowdsourcing. En un experimento, se pidió a la gente que estabilizara el techo de una estructura de Lego. La recompensa por completar la tarea fue de $1, y los participantes podían agregar nuevos bloques por 10 centavos cada uno o deshacerse de los bloques de forma gratuita. Los investigadores escribieron que a un grupo se le proporcionó una pista sobre posibles soluciones sustractivas al decirle: “Cada pieza que agregas cuesta diez centavos, pero quitar piezas es gratis”, mientras que a otro grupo se le acaba de decir: “Cada pieza que agregas cuesta diez centavos”. Casi dos tercios de las personas de este último grupo terminaron optando por eliminar el bloque único en lugar de agregar otros nuevos, en comparación con el 41 por ciento de los que no habían recibido el primer mensaje.

Conclusiones

Los investigadores también observaron que las personas eran más propensas a eliminar características cuando se les daban más oportunidades para considerar formas alternativas de abordar un problema: cuando se les pedía a los participantes que crearan un patrón simétrico añadiendo o eliminando bloques de colores, optaron por la eliminación con más frecuencia si se les daban ensayos de práctica que si tuvieran una sola oportunidad de abordar el problema. Por otro lado, tener que hacer malabarismos simultáneamente con otra tarea, como realizar un seguimiento de los números en una pantalla, hizo que los individuos tuvieran menos probabilidades de restar elementos para resolver el mismo problema, lo que sugiere que requiere más esfuerzo pensar en soluciones sustractivas que las aditivas. (En ambos experimentos, la eliminación de bloques fue la solución más eficiente.)

“Las soluciones sustractivas no son necesariamente más difíciles de considerar, pero se necesitan más esfuerzos para hallarlas.”

Estos hallazgos, que fueron publicados en  Nature, sugieren que “las soluciones aditivas tienen una especie de estatus privilegiado, tienden a venir a la mente rápida y fácilmente”, dice Benjamin Converse, psicólogo social de la Universidad de Virginia y coautor del estudio. “Las soluciones sustractivas no son necesariamente más difíciles de considerar, pero se necesitan más esfuerzos para hallarlas.”

Los autores “demuestran convincentemente que tendemos a no considerar soluciones sustractivas tanto como las aditivas”, dice Tom Meyvis, un psicólogo del consumo de la Universidad de Nueva York, que no participó directamente en el estudio, pero lo revisó y fue coautor de un comentario al respecto en Nature. Si bien la propensión de las empresas y organizaciones a optar por la complejidad en lugar de la simplificación se conocía anteriormente, la novedad de este documento es que muestra que las personas tienden a agregar nuevas características, “incluso cuando restar sería claramente mejor”, agrega. Meyvis también señala que otras razones para este efecto pueden ser una mayor probabilidad de que se aprecien las soluciones aditivas o el llamado sesgo de costes hundidos, en el que la gente sigue invirtiendo en cosas para las que ya se ha gastado tiempo, dinero o esfuerzo.

Quedan una serie de preguntas abiertas, como si el sesgo contra las soluciones sustractivas se generaliza en todas las culturas y si existe en la infancia o se desarrolla con el tiempo. Por ahora, el equipo espera que estos hallazgos animen a personas de varios campos, ya sean ingeniería, arquitectura o medicina, a pensar en opciones sustractivas, como las bicicletas de equilibrio, que normalmente podrían pasarse por alto.

Fuente: Scientific American