by

Opinión: Tenemos un problema grave

Stephen Cobey fue un autor de superventas de temática empresarial, conferenciante y profesor estadounidense conocido, entre otras cosas, por ser el autor del libro “Los siete hábitos de las personas altamente efectivas”. Stephen Covey clasificó en siete bloques lo que para él eran las dolencias más comunes y paralizantes de cualquier empresa. Esta catalogación forma un cuerpo importante dentro de su libro El liderazgo centrado en principios”. Si repasamos uno a uno los problemas básicos de cualquier empresa y consideramos que el gobierno de una nación tiene enormes similitudes en este ámbito, verificaremos que tenemos un grave problema.

Problema número 1: 

La organización carece de una misión o, en caso de tenerla, no se comprende y, por tanto, nadie se compromete con ella.

El gobierno de España carece de una visión de país a medio y largo plazo. Carece de un proyecto definido de organización territorial y de una estrategia común frente a los retos de la Europa del siglo XXI, donde el auge de los nacionalismos y el aislacionalismo propiciado por la pandemia COVID19 se están exacerbando.

Problema número 2: 

No existen valores ni una visión compartidos; la organización carece de una misión, o bien no hay una profunda comprensión de ésta ni un compromiso con ella en todos sus niveles.

Al no existir una visión de país, tampoco hay nada que compartir entre las distintas administraciones autonómicas: ¡sálvese quien pueda!, parece ser el leitmotiv de cada una de las 17 autonomías que configuran el estado español.

Problema número 3:

Alineamiento deficiente; mal alineamiento entre la estructura y los valores compartidos, entre la visión y los sistemas; la estructura y los sistemas de la organización sirven y refuerzan de forma deficiente los rumbos estratégicos.

17 estructuras, 17 valores basados en el territorio, sin visión de conjunto.

Problema número 4: 

Estilo equivocado; o bien la filosofía de la gerencia es incongruente con la visión y con los valores compartidos, o el estilo encarna de forma incoherente la visión y los valores de la declaración de misión.

El equipo que forma el actual gobierno de España tiene como visión y como valores su propia supervivencia y permanencia en el poder. Trabaja tomando como referencia temporal la próxima encuesta de opinión del CIS, del que ya ha desaparecido la respuesta “Los políticos en general, los partidos políticos y la política” a la pregunta sobre los problemas principales que existen actualmente en España. La última vez que esta opción aparecía (sin diluir en las tres respuestas actuales) era la mayor preocupación del 49,5 % de los encuestados (diciembre 2019) y ¡anda que no ha llovido desde entonces!

Problema número 5: 

Malas técnicas; o bien el estilo no armoniza con las técnicas, o los gerentes carecen de las técnicas que necesitan para implementar el estilo.

Sin comentarios.

Problema número 6: 

Poca confianza; el personal tiene poca confianza, una cuenta bancaria emocional sin fondos, y eso provoca que la comunicación esté bloqueada, que haya poca capacidad para solucionar problemas y escasa cooperación y trabajo en equipo.

La actual disparidad de criterios, entre administraciones, para enfrentarse a la pandemia COVID 19 es un epítome brutal de este problema.

Problema número 7: 

Falta de integridad; los hábitos no son iguales a los valores; no hay correlación entre lo que creo y valoro y lo que hago.

¿Alguien duda de la actual falta de integridad en la política española? ¿De verdad? Me gustaría que me convencieras de lo contrario.

Corolario

Tenemos un grave problema organizacional, de visión y de integridad. Y lo que es peor aún, no se vislumbra a nadie interesado realmente en analizarlo y resolverlo.