by

El pensamiento negativo cómo obstáculo en la resolución de problemas.

negative thinking

Desde tu más tierna infancia has aprendido a analizar y criticar cualquier cosa nueva que llegaba a tus manos. Ahora, que somos adultos, ser crítico es tu segunda naturaleza y eres experto en ello.

¿Cuál es tu primera reacción cuando alguien propone una nueva solución a un problema viejo? ¿Sueles decir algo como “¡Eso es fantástico!”, “¡Qué gran idea!”, o “¡Eso es realmente interesante!”?

Probablemente no. Estamos habituados a criticar primero y pensar después. Es como si hubiésemos aprendido que es mejor rechazar algo nuevo que considerar su valor potencial como una solución.

Hagamos un ejercicio

Para ver el nivel de esta tendencia en nosotros mismos, aquí hay un pequeño ejercicio que podéis hacer por vosotros mismos.

Imagina que alguien de tu equipo, propone una solución para un problema de la compañía y que aún no se ha resuelto.

Tómate 5 minutos y escribe cada una de las respuestas negativas que podrías dar a la solución propuesta.

test

Aquí tienes unas cuantas respuestas tomadas de otras personas:

  • Nuestro problema es otro.
  • Lo intentamos una vez antes.
  • No tenemos suficiente tiempo.
  • No tenemos suficientes recursos.
  • Nuestro sistema es demasiado pequeño para eso.
  • Siempre lo hemos hecho de esta manera.
  • Nuestro método actual no funciona demasiado mal.
  • Es poco práctico.
  • Esa tecnología no está madura.
  • Eso ya está anticuado.
  • No estamos preparado todavía.
  • Requiere demasiada inversión.
  • No le veo el ROI
  • Es demasiado radical.
  • Es casi lo mismo que lo que estamos haciendo ahora.
  • El papel lo aguanta todo. Pero no funcionará.
  • Viola normas internas.
  • Al jefe no le gustará.
  • Esa no es mi responsabilidad.

 

Probablemente podrías pensar en muchos más ejemplos con muy poco esfuerzo.

 

Pero ¿qué sucedería si tratas de hacer una lista de respuestas positivas?

Inténtalo. Tómate otros cinco minutos y anota cada respuesta positiva que puedas dar.

test

Lo más probable es que esta segunda lista sea mucho más corta que la primera. Es mucho más difícil pensar en respuestas positivas.

¿Sorprendido?