by

Propuesta Hombre de Paja

Hombre de paja

Si construyes algo de paja, ¿qué esperas que le suceda a largo plazo? Esperas que se derrumbe o que se lo lleve el viento. Una propuesta de hombre de paja carece de bases sólidas, y también puede quedar desprotegida al analizarla en profundidad. Entonces, ¿debemos evitar una propuesta hombre de paja?
No necesariamente. Un “hombre de paja” puede ser muy útil, siempre y cuando la gente sepa que lo que está delante de ellos es realmente un hombre de paja. Cuando comienzas un proyecto o comienzas a buscar el problema, a menudo tenemos información incompleta con la que poder trabajar. Así que puedes pasar mucho tiempo recopilando hechos y datos hasta que estés listo para construir un argumento o plan, o, puedes ponerte en marcha de inmediato y buscar una solución no tan completa, con la intención de encontrar una mucho mejor, a medida que aprendas más y más.
Esa es la premisa detrás de la construcción de un hombre de paja: crear un primer borrador para la crítica y las pruebas, y luego utilizar los comentarios que recibes para desarrollar un resultado final mucho más sólido.

Supongamos que tus ingresos están cayendo y tienes que llegar a una mejor estrategia de ventas. Usando la idea del hombre de paja podrías hacer lo siguiente:

Crear un proyecto de propuesta para expandirse a nuevos mercados.

• En tu propuesta, esboza los mercados que podrían ofrecer buenas perspectivas, en función de tu juicio inicial y experiencia.

Presenta tu proyecto de propuesta al equipo y diles que es un hombre de paja (esto es crítico porque todo el mundo debe entender claramente que tu idea es el punto de partida y fue creado con el propósito de ser criticada.)

Analizar la propuesta, encontrar los puntos débiles, aclarar los supuestos y los criterios de toma de decisiones, y trabajar en una propuesta refinada.

Redactar una nueva propuesta y repetir el proceso hasta que se tome una decisión final. Estas propuestas posteriores también se pueden dar nombres: como el hombre de madera, el hombre de hojalata y el hombre de hierro.


En una cultura que valora la perfección, la noción de construir un hombre de paja es difícil de aceptar. ¿Por qué dedicar tiempo a redactar algo que, en última instancia, no se va a usar? Si puedes superar esta percepción, te sorprenderá lo útil que puede ser la técnica. Una de sus principales ventajas es que te obliga a hacer algo. Tomar demasiado tiempo para deliberar los méritos de una idea o hipótesis puede ser costoso, ya que se corre el riesgo de no tomar ninguna decisión en absoluto. Con un hombre de paja, se fuerza a un proceso de toma de decisiones. Esto garantiza que se llegue a una decisión final porque no hacer nada significa aceptar un plan deficiente por defecto.

Ten mucho cuidado cuando estés usando un enfoque de hombre de paja para que la gente entienda lo que estás haciendo: lo último que quieres es crearte una reputación de “llegar siempre con ideas muy verdes”. Asegúrate de que tu documento esté claramente etiquetado como tal y de que las personas que lo reciban, entiendan lo que es.
Por esta razón, es posible que solo desees utilizar este enfoque cuando puedas controlar la circulación del papel y administrar la forma en que se recibe.
Un hombre de paja también es útil para asegurarse de que todos los involucrados tengan un concepto tangible desde el que trabajar. De lo contrario, existe el riesgo de que las personas trabajen con diferentes partes del todo, diferentes percepciones y suposiciones diferentes y no declaradas, a medida que continúan investigando y discutiendo aspectos de la idea o solución.

El sentido de construir al hombre de paja es derribarlo y reconstruir algo mucho mejor. La forma de hacerlo dependerá de las circunstancias y de los recursos disponibles. Es un buen lugar para comenzar, y a menudo es el impulso que necesitas para superar la parálisis en la toma de decisiones, que mina muchos proyectos, problemas y decisiones. Al montar un hombre de paja, tomas medidas y ganas impulso para avanzar hacia una solución ganadora.